19/10/08

XX

Son las equis
me separan de la suerte
del encuentro
las partes, las mentes, las cadenas
nada más que un río aconteciendo:
más allá del flujo no se ve, quiniela
no hay nada que no me importe, ni tomar
las riendas por su situación
no me ves, al revés
en blanco
las señales los disparos los efectos
probamos suerte, perfecto
corre en la cara un mareo de muerte
pica un carácter solo
él solo, el sol, el gran trolo
una oscuridad limada por la risa y el chimango
ni pedís, ni tenés, por eso hacés
cosas que pronuncian nombres, por ejemplo
lisura
arcilla
fuerza
montón
el sol está y el sol se pone
la llegada se pre-determina, el rapto no
o reluzco a la manera del crimen: minúscula
o afano la función: primera
si entendés que no hay una continuidad ambigua
sí finuras brumosas alrededor
los ideales y los amigos descansan en sus pelelas
el intento, entonces (y en última instancia), se dirige al río
corrientes turbias, planas, verdes
un espejismo que me contamina el coco y me aturde, brutal, las ideas
las cabezas viajan, las mentes se marean
mal, muy mal por vos y por mí
el nivel de obediencia es nulo, aconteciendo: un río
las equidades lo recorren desde afuera
abismo continuo y desamor, del peor
una pared de rayas.

1 comentario:

paula dijo...

y en voz alta suena tan bieennn